“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Actualidad

Consejos para reducir el desperdicio alimentario

Consejos para reducir el desperdicio alimentario

¿Qué tal si empezamos el inicio del curso escolar, en vez del arranque del año, para los buenos propósitos? Hoy venimos con un buen saco de consejos para reducir el desperdicio alimentario, un grave problema de calado internacional con consecuencias muy negativas para el medio ambiente, la economía y la desigualdad.

Los grandes cambios empiezan por pequeños cambios. Piénsalo…

Las dimensiones del desperdicio alimentario en España

Cuando España adoptó los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU en septiembre de 2015 se comprometió a España se comprometió a reducir el desperdicio de alimentos a la mitad en 2030. Y la cosa no marcha bien… El pasado año tiramos a la basura 1.339 millones de kilos/litros de comida y bebida,  lo que equivale a un 8,9% más que el año anterior. Se rompe así la tendencia a la baja que se había producido en los dos ejercicios anteriores.

Al parecer, una de las causas que podría explicar este fenómeno (además del alza de las temperaturas) está en el desconocimiento. Según el VI Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias, aunque el 65% de los españoles es consciente de que debe reducir la cantidad de comida que tira a la basura en casa, el 31% de ellos no sabe cómo evitar el desperdicio alimentario.

Así que apúntate estos consejos para reducir el desperdicio alimentario y vamos a empezar a hacer las cosas bien.

Compra con cabeza

Consejos para reducir el desperdicio alimentario

Sabemos que la conciliación es un cuento de hadas, que tienes poco tiempo y que siempre vas con prisas. Pero es importante tener cabeza y estar concienciado con el problema cuando vamos al súper o al mercado. Conociendo el ritmo de consumo de tu casa, el número de miembros de la unidad familiar y vuestras necesidades, intenta elaborar listas concretas. Hacer una gran compra de productos imperecederos una vez al mes no está mal, pero es mejor ir poco a poco con los alimentos frescos y acudir al establecimiento varias veces en semana. Piensa que, detrás de cada 2×1, hay un gran riesgo de que acabes tirando una gran parte de lo adquirido, y a final te sale más caro. Y si algo te sobra…

Congela, transforma, reutiliza

Si compramos de más o tenemos una gran cantidad de alimentos a la que nos cuesta dar salida, congelar es la mejor opción. Para aumentar el tiempo y la calidad de los alimentos en el congelador, es buena idea adquirir una envasadora al vacío (también ocupa menos espacio). Pero, por favor, ponle cabeza: el hecho de que congeles algo no lo convierte en eterno. Y pon la fecha en las bolsas, ayudará a que no te comas algo que lleva al frío el mismo tiempo que Walt Disney.

Las conservas caseras también son una bendición y una gran solución para luchar contra este problema. Si, por ejemplo, tienes un huerto y te regalan muchas hortalizas, puedes elaborar pistos, salsas, escabeches y todo tipo de productos. Envasarlos en botes al vacío y esterilizarlos es bastante sencillo y muy asequible.

Y como siempre, aprovecha las sobras y échale imaginación. Los restos de un cocido se convierten en unas ricas croquetas o en el relleno de una arepa; las pieles de las verduras, congeladas y juntas, hacen fabulosos caldos. Un pan duro se raya y queda fantástico o incluso se convierte fácilmente en un pastel.

Haz un inventario

Puede que sea una práctica para los muy ordenados, pero llevar un pequeño inventario de la comida fresca o congelada que se tiene es bastante útil. Evitarás duplicidades que además de favorecer que la comida acabe en tu cubo de basura, dan mucha rabia y salen caras. Y al hilo de esto…

Sé ordenado

Si queremos aprovechar al máximo estos consejos para reducir el desperdicio alimentario, hay que procurar tener la despensa y la cocina ordenadas. Fíjate en la temperatura de tu refrigerador y pon una temperatura entre 1 y 5 grados centígrados para aumentar al máximo la vida útil de tu comida. Cuando ordenes los armarios, mueve los productos más viejos al principio de la balda y deja al fondo lo nuevo.

¿Sales fuera a comer o cenar y no te lo acabas? Pide tus sobras

El hábito de que el cliente de un restaurante se lleve la comida que sobra no está muy extendido aún en nuestro país, pero es importante que se imponga. ¡No hay que tener vergüenza! Piensa en la cantidad de comida que tira al día un restaurante… ¿Por qué no llevártelo a tu hogar y congelarlo o llevártelo a la oficina al día siguiente? ¡Magia, el tupper se llena solo!

Aprende a leer las fechas de caducidad

Entender las fechas es importante. La fecha de  consumo preferente, por ejemplo, significa que, en ese rango mostrado, la calidad es mejor, pero después sigue siendo totalmente seguro para el consumidor. El ejemplo clásico es el de los yogures: más allá de la citada fecha siguen estando buenos. A ver, un año no te aguantan, pero es cuestión abrir, probar y ver que no estén demasiado ácidos.

Haz comunidad: ¡dona!

Los bancos de alimentos hacen una labor maravillosa, pero no están pensados para aprovechar el excedente alimentario de una familia. Para ello, nada mejor que participar en redes de donación (en Facebook nos gusta Yo regalo o necesito) y ofrecer alimentos que no vayas a aprovechar en tu entorno más cercano. Alimentos como las leches en fórmula, con una caducidad rápida al abrirse, mientras que hayan guardado en buenas condiciones, pueden ser aprovechados por otras personas. ¡Cero vergüenza!

Utiliza aplicaciones para aprovechar la comida sobrante

Consejos para reducir el desperdicio alimentario

Como te decíamos más arriba, los restaurantes tienen que hacer frente a kilos y kilos de comida cada día. Pero también las pastelerías, las cafeterías y establecimientos de restauración en general. Somos muy fans de Too Good To Go. El funcionamiento es sencillo: te das de alta y, en función de tu ubicación, puedes tener acceso a un montón de establecimientos que te ofrecen packs sorpresa con comida a precios muy reducidos en diferentes rangos horarios, para llevar. ¡Es una potente herramienta para acabar, a pequeña escala, con el desperdicio alimentario! Y además no tendrás que cocinar… Por cierto, hay hasta floristerías y fruterías.

Muchos de nuestros restaurantes participan, como Wok Garden Azca, Wok Garden Francisco Silvela, Sumo Fusión Gran Vía… Por supuesto, es fantástico reservar en ellos con Restaurantes.com, pero el día que te venga mal o quieras un plan casero, esta opción es perfecta.

Comparte este artículo

Rosalía. O Piti, como todo el mundo la conoce. Licenciada en Periodismo y Máster en Comunicación Empresarial por ESIC, ha trabajado en medios como Agencia Efe, ADN, Congreso de los Diputados, 11870 o Injuve. Ama escribir, leer, ver series y comer por encima de todas las cosas. Es sevillana y también le gusta la cocina. Pero prefiere reservar en Restaurantes.com y que cocinen para ella.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies