“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Actualidad BCN

Fiestas de Santa Eulalia: la celebración de la tradición en Barcelona

Fiestas de Santa Eulalia: la celebración de la tradición en Barcelona

Del 9 al 12 de febrero, la cosmopolita Barcelona presume de cultura popular y tradiciones en una festividad que se ha recuperado en los últimos 35 años con gran vigor. En Restaurantes.com sabes que nos gusta mucho tentarte con todo tipo de planes (siempre resaltando el lado gastronómico, que es el que más nos gusta). Por eso, vamos a hablarte de las Fiestas de Santa Eulalia, una celebración barcelonesa que hace hincapié en las costumbres y tradiciones de la ciudad. Vamos a hablar de sus orígenes, destacar lo más relevante de su amplio programa y te daremos unas recomendaciones culinarias para vivir la fiesta con intensidad en el Barrio Gótico, epicentro del jolgorio.

Orígenes de la fiesta

Parece ser que Santa Eulalia “de Barcelona”, como tal, no existió, sino que su culto es fruto de lo que se conoce como desdoblamiento hagiográfico. Es decir, que se tomó a una persona real y se creó una figura paralela adaptada a los usos y costumbres locales.Los expertos apuntan que la Eulalia barcelonesa es, en realidad, Santa Eulalia de Mérida, con cuyo martirio y vida guarda gran parecido.

Al parecer, Eulalia fue una jovencita de 13 años que se enfrentó a principios del siglo IV a larepresión de la fe cristinana del emperador Diocleciano. Su oratoria superó a los argumentos del gobernador de turno, que la ejecutó (tras torturarla cruelmente en trece ocasiones) desnuda en una cruz de aspa. Su martirio y muerte, según la tradición, se localizan en muchas zonas que hoy pueden visitarse, como el Pla de la Boquería, la Volta de Santa Eulalia, la catedral de Barcelona, etc.

Hace 35 años que tuvo lugar el proceso de recuperación de unas fiestas que no se celebraban desde el siglo XVIII y que se circunscribían aun ámbito fundamentalmente religioso. El 12 de febrero de 1983 se celebró el primer Encuentro de Gigantes de Ciutat Vella y el Séquito de Santa Eulalia, origen de las fiestas de Santa Eulalia contemporáneas. La escritora, pedagoga y política Maria Aurèlia Capmany, que fue concejala de Cultura en el Ayuntamiento de Barcelona desde 1983 hasta 1991, año de su muerte, fue decisiva en la reivindicación de la fiesta. Por eso este año se conmemora su figura en varios actos.

La Catedral de Barcelona alberga los restos de Santa Eulalia y acoge un espectáculo en su honor.

Un programa lleno de tradición

Durante estos días la ciudad se vuelca en sus tradiciones. Vamos a reseñarte qué festejos son los más importantes e imprescindibles.

8 de febrero

El Pregón de los Niños es un acto previo que implica a los más pequeños, y que persigue que conozcan la fiesta y se impliquen en ella. Va dirigido a alumnos de 3.º, 4.º y 5.º de Primaria y se celebra en la plaza de Sant Jaume ante la alcaldesa de Barcelona y el consistorio municipal a las 10 de la mañana.

9 de febrero

Este día, a las 12, no dejes de escuchar el carrillón del Palau de la Generalitat. Por la tarde, a las 19:30 horas, la compañía Xuriach ofrece un curioso espectáculo con los bailes barrocos que se ejecutaban en Cataluña en el siglo XVII en la Plaza de Sant Jaume. A las 20:00 horas, del mismo sitio, empiezan los Protocolos de la Àliga, que recorre varias calles hasta llegar a la Basílica de Santa María del Mar hacia las 20:50 horas. A las 21:00 se baila la Àliga allí, en el presbiterio y ante el altar mayor. Esta tradición, documentada desde el siglo xiv, se consideraba en su día el mayor honor que podía hacerse a los visitantes ilustres.

El Barrio Gótico de Barcelona es el epicentro de estas fiestas tan tradicionales.

10 de febrero

El sábado es un día en el que los niños son los verdaderos protagonistas. No te pierdas el encuentro de sardanas infantiles (Plaza de Sant Jaume, 10:30 horas), la cabalgata de Gegantons infantiles (el recorrido empieza a las 11:00 horas en calle de Els Àngels) ni el encuentro de Els batecs de la Laia, que a las 17:00 horas se reúnen con sus pequeños tambores en la Plaza Real y recorren las principales calles del Barrio Gótico golpeando sus instrumentos para evocar el corazón de Eulalia.

A las 18:15 horas tiene lugar, desde la Plaza de Sant Jaume, el correfoc de los niños (o correfoc de los diables). Más tarde, a las 20:15 horas, arranca el de los adultos, en Plaza Nova. En él, el Drac, la Víbria, la Tarasca, la Mulassa, la Arpella y el Dofí bailan entre llamas y chispas con los diables de la Kinta Forka, los del Barrio Gótico y los Tarascaires. Diviértete, pero por favor, hazlo con precaución.

Un poco más tarde (21:00 horas), dentro de la catedral tendrá lugar el espectáculo de danza y música Eulàlia. Se desarrolla sobre la cripta de la santa y persigue homenajear a la copatrona de la ciudad y enaltecer la libertad y la justicia.

11 de febrero

Si no trasnochaste mucho, la fiesta arranca de nuevo a las 08:00 horas con la música de los grallers, que recorren las calles del Barrio Gótico para recordar que la ciudad sigue celebrando el martirio de Eulalia. A las 10:00 horas, en la Plaza Nova, arranca la Moixiganga de Barcelona, una tradición precursora de los castells, y que es un conjunto de bailes populares, figuras y torres humanas que representan escenas o misterios de la pasión de Cristo. Los castells no faltan, claro: este año, a las 11:00 horas, varias colles estarán en la plaza de Sant Jaume, donde levantarán sus vistosas torres humanas en el balcón del Ayuntamiento.

Desde las 12:00 horas habrá numerosos desfiles musicales por el Barrio Gótico, danzas infantiles y sardanas. Además, a las 17:00 horas no te pierdas el pasacalle de las mulasses, que bailan de forma peculiar por La Rambla y la calle de Ferran hasta llegar a Sant Jaume.

Las Fiestas de Santa Eulalia se recuperaron hace 35 años.

12 de febrero

El día de cierre tiene lugar a las 9:45 horas la tradicional ceremonia de colocación del pendón de Santa Eulalia en el balcón principal del Ayuntamiento. Desde las 18:00 horas las sardanas animarán la Plaza de Sant Jaume. Finalmente, El paseo y el baile de las Laies ponen fin a la celebración con uno de los pasacalles más tradicionales de la ciudad. Tras reunirse en la plaza de Sant Josep Oriol, las gigantas (que pasan a denominarse Laies) inician una procesión con diferentes bailes y paradas.

Restaurantes para disfrutar del Barrio Gótico en Santa Eulalia

Contamos con casi 50 reconocidos restaurantes en las calles llenas de encanto de esta zona de Barcelona. Aquí van unas cuantas recomendaciones, pero puedes consultarlos todos en este enlace y elegir el que mejor te venga.

Caracoles de Los Caracoles: exquisita redundancia.

Los Caracoles: Era imposible dejar fuera del listado este restaurante icónico de la ciudad, y del Gótico, donde lleva desde 1835. Además de sus caracoles especiales, no te pierdas los canelones de carne trufada, el pollo a l’as, la sopa bullabesa o las paellas. ¡Te costará elegir, palabrita!

Informal by Marc Gascons: Si el exceso de tradición y jolgorio te saturan un poco y buscas calma y elegancia, reserva en este restaurante del precioso Hotel The Serras. Aquí te espera platos llenos de tradición catalana, pero con concesiones a otras costas y latitudes, diseñados por un chef que puede presumir de juventud y estrella Michelin. Su menú diario cuesta unos razonabilísimos 29 euros.

Sopars Medievals al Palau Requesens: Si te quieres sumergir con autenticidad en la época de Santa Eulalia no hay mejor manera de hacerlo que dar buena cuenta de una cena medieval. Se celebran en un emblemático espacio del siglo XIV. Antes de cenar, los guías te contarán la historia del Palacio Requesens, de la virreina Isabel y te enseñarán los recovecos de este histórico enclave. Cenarás como un marqués de la época y luego asistirás a una fiesta muy auténtica. Date prisa en reservar.

Alastruey: De este conocido restaurante es imposible salir con hambre. Joaquín, su hijo y Josefina trabajan desde hace más de 40 años con los productos que brinda cada temporada para elaborar platos abundantes, caseros y honestos. Infalible.

Mélic del Gótic: Donde antaño había un convento hoy se erige un templo para los amantes de las carnes más deliciosas a la brasa. Butifarra de payés, cordero, pollo, entrecot o chuletón se sirven junto a cortes más exóticos, pero tan celebrados como la picanha, el vacío o la entraña, o ricas hamburguesas. Un sitio tan honesto como delicioso.

Can Culleretes: El restaurante más antiguo de Cataluña no podía quedarse fuera de una selección como esta. La familia Agut-Manubens, encargada de la gestión del espacio desde 1958, ha sabido dejar que el local no languidezca y, como la propia festividad de Santa Eulalia, vive un excelente momento. El civet de jabalí, los canelones y el pie de cerdo al cava están entre los imprescindibles.

Tapes Bacelona: Plan Redondo por 20 euros.

Tapes Barcelona: Si quieres disfrutar por todo lo alto de las fiestas de Santa Eulalia al mejor precio, reserva mesa con nuestro Plan Redondo, un menú con todo incluido por solo 20 euros. En este establecimiento, especializado en tapeo, si optas por esta alternativa empezarás con cuatro montaditos a modo de picoteo previo. A continuación, eliges entre sus primeros y segundos (tienes un montón de opciones muy mediterráneas). Incluye postre y bebida.

My Way – Antiguo Sinatra: Está situado en el epicentro de las celebraciones de Santa Eulalia, así que es un buen sitio para tomar fuerzas antes o después de sumergirse en la vorágine. Gustará a los noctámbulos porque, además de ofrecer a la parroquia buenas carnes y tapas para cenar, a partir de las 23:00 horas se convierte en un lounge bar de lo más sofisticado, con originales cócteles y ambientazo.

Brasería Steakhouse Rossini: Si a la fórmula tradicional del clásico restaurante napolitano (pizzas caseras y pastas frescas) le sumamos la carne a la brasa más deliciosa, difícilmente puede uno salir defraudado. Este espacio de la Plaza Real te sumerge en el corazón festivo de Santa Eulalia y nutre tu organismo con platos realmente deliciosos.

Safrà 18: Antiguamente era una vaquería, pero ahora es un moderno espacio en el que la cocina catalana tradicional se renueva para ofrecer su cara más fresca y actual. Hay tres platos que deberías probar en una primera visita: el bacalao al alioli de miel y manzana, el confit de pato a la mostaza antigua con peras caramelizadas y sus galets gigantes de pasta con olivas negras, jamón y salsa de queso. Y a partir de ahí, te recomendamos una prospección personal más intensa de su carta.

Comparte este artículo

Rosalía. O Piti, como todo el mundo la conoce. Licenciada en Periodismo y Máster en Comunicación Empresarial por ESIC, ha trabajado en medios como Agencia Efe, ADN, Congreso de los Diputados, 11870 o Injuve. Ama escribir, leer, ver series y comer por encima de todas las cosas. Es sevillana y también le gusta la cocina. Pero prefiere reservar en Restaurantes.com y que cocinen para ella.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies