“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Rutas

Gastrorruta a Luna (la de Aragón)

Luna

Con esto de que se cumplen 50 años de la llegada del hombre a la luna, hemos querido aprovechar para ofrecerte una gastrorruta por Aragón. En concreto, terminaremos en (la) Luna, un municipio de la comarca de Las Cinco Villas, y partiremos del bonito Monasterio de Piedra. En medio, encontraremos pueblos tan curiosos como Belchite (algo así como el Disneyland de Iker Jiménez). Y por supuesto nos vamos a detener a almorzar en Zaragoza.

¿Te vienes?

Qué ver en el Monasterio de Piedra

Este completo enclave turístico (natural y arquitectónico) se encuentra en Nuévalos, en la Comarca de Calatayud. Se trata de un precioso parque natural en el que se encuentra un antiguo monasterio cisterciense consagrado en el siglo XIII. Es uno de los espacios más visitados de la comunidad autónoma y también, según nos chiva Wikipedia, uno de los más buscados en Internet en nuestro país.

La visita guiada al edificio incluye el claustro, la sala capitular, el altar barroco, la sala de carruajes, una reproducción del tríptico relicario y el calefactorio. También alberga el Museo del Vino D.O. Calatayud y una golosa exposición de la historia del chocolate, ubicada en la cocina monacal. Parece ser que el Monasterio de Piedra fue el primer sitio de Europa donde se preparó chocolate, a mediados del siglo XVI.

El parque natural en el que se encuentra el monasterio es de una gran belleza, repleto de cascadas kársticas (la más famosa es la de Cola de Caballo), lagos, grutas y abundante vegetación. Fue creado en el siglo XIX por el escritor y poeta Juan Federico Muntadas. Su padre compró en una subasta pública el terreno a mediados del siglo XIX, y él supo convertirlo en un establecimiento hotelero de referencia, ideó el hermoso paisajismo romántico y fundó la primera piscifactoría de España en 1867.

Qué comer en el Monasterio de Piedra

Este espacio cuenta con dos restaurantes en sus instalaciones. Uno de ellos es Reyes de Aragón, especializado en cocina creativa que cuenta con el asesoramiento del chef de Maher, Enrique Martínez. Cuenta con una preciosa terraza. Si buscas algo más asequible e informal, el restaurante Piedra Vieja tiene una carta tradicional (migas, arroz aragonés, trucha del Río Piedra, etc) con otra de bocadillos y snacks.

Qué ver en Calatayud

Nuestra siguiente parada es Calatayud, el pueblo de la Dolores (no, en serio, no le cantes a ningún bilbilitano la cancioncilla, están hartos). En municipio cuenta con un interesante patrimonio civil y religioso (el mudéjar es muy común aquí), así como natural, y de ambos tipos en las inmediaciones.

El recinto fortificado es, quizá, uno de sus mayores atractivos. Del siglo IX,  es el más grande que se conserva de los árabes en la Península Ibérica. Comprende varios castillos, unidos entre sí por murallas, que son: Castillo Mayor o de Ayyub y el de Torre Mocha (a mayor altura), mientras que en la zona inferior están el de Doña Martina, el Castillo del Reloj y el de la Peña (bastante deteriorado).

En su casco urbano, podemos pasear por la judería; en la zona sur se encuentra la sinagoga menor, que sufrió graves daños en la guerra de los Dos Pedros.

Por supuesto, hay que visitarla bellísima Colegiata Santa María la Mayor, Patrimonio de la Humanidad desde 2001, una joya del mudéjar aragonés. La Real Colegiata del Santo Sepulcro (sede de la vetusta orden) y el Santuario de la Virgen de la Peña también merecen una visita.

Qué comer en Calatayud

Luna

El mudéjar es una joya de Aragón.

Es un buen lugar para los golosos, porque la especialidad son los bizcochos, parecidos a los de soletilla. También son conocidos sus garbanzos a la bilbilitana (con congrio) y otros platos clásicos de la cocina aragonesa, como las migas, el cordero asado y, por supuesto, el vino, que cuenta con su propio D.O.

El vino de la D.O de Calatayud comprende una amplia gama de vinos, elaborados fundamentalmente con uva garnacha tinta, muy típica en la zona. Por ello, los vinos tintos son los más significativos; los jóvenes, muy afrutados y minerales, son sabrosos y carnosos. Los más sibaritas disfrutarán con los que se amparan bajo la etiqueta “Calatayud Superior”: para su elaboración se usan uvas de la variedad garnacha tinta pertenecientes a viñedos de más de 50 años de edad (viñas viejas) y con muy baja producción. Son deliciosos.

Contamos con cuatro restaurantes en Calatayud, en los que puedes reservar con nosotros:

  1. Mesón de la Dolores: Es, seguramente, el edificio civil noble más antiguo de Calatayud, y prepara unas fastuosas carnes a la brasa.
  2. Posada Arco de San Miguel: Se encuentra en un antiguo edifico que ha servido como almacén de sacos o taller de cordelería. Preparan excelentes platos de cocina española y aragonesa.
  3. Casa Escartín: Están especializados en cocina tradicional aragonesa, con especial atención al producto de temporada. Buena bodega, con caldos de toda España.
  4. La Charluca: Ideal para grupos, la suya es una cocina casera y tradicional.

Qué ver en La Almunia de Doña Godina

Para nosotros es el pueblo con el nombre más bonito de España sin discusión. Debe su nombre a una rica hacendada del lugar, que en el siglo XII donó una almunia (huerta) a los monjes de  de San Juan de Jerusalén para que instalase en ella su hospital. Su mayor atractivo, de hecho, es el conjunto arquitectónico levantado por la orden. Se compone de una iglesia de sencilla planta, un hospital (actualmente se usa como salón de actos culturales) y el palacio.

Su centro histórico posee varias casonas y palacios.

Qué comer en La Almunia de Doña Godina

Es una población con gran peso de la agricultura, así que se pueden adquirir y saborear estupendos vegetales y frutas, así como aceite de oliva. Como en los pueblos de alrededor, hay varios confites que harán las delicias de los amantes del dulce, como las culecas (parecidas a las monas de pascua con un huevo), los pajaricos de San Blas, las galletas y los mantecados son los más destacados.

Qué ver en Belchite

Luna

Impresionante Belchite Viejo.

La historia reciente de Belchite es triste y bastante conocida. Fue el escenario de una de las batallas más simbólicas de la Guerra Civil, que enfrentó a los dos bandos del 24 de agosto al 6 de septiembre. Murieron más de 5.000 personas y, al término de la contienda, el destruido municipio (conocido como Belchite Viejo) no se reconstruyó, sino que se dejaron las ruinas como recuerdo de la contienda (y de los excesos que se le atribuyeron al bando perdedor) y se creó un nuevo pueblo, con presos republicanos. El conjunto es un punto de peregrinaje de los aficionados a la parapsicología y las psicofonías, que el municipio intenta revitalizar. Hay varias rutas y visitas organizadas por el consistorio.

Qué comer en Belchite

La cocina de este pueblo es bastante similar a la de toda la comarca de Campo de Belchite. Los guisos de patata, los productos de matanza, las madejas, las migas y los frutos de sartén están entre las delicias que debes probar en una visita a la localidad.

Qué ver en Fuentes de Ebro

Nos detenemos en esta localidad, fundamentalmente, porque en su término municipal encontramos el abandonado Pueblo Viejo de Rodén, abandonado, al igual que Belchite, tras la Guerra Civil, y que fue declarado hace un par de años Bien de Interés Cultural. Hay dos monumentos destacados: el castillo y la iglesia de San Martín, con elementos de influencia islámica. Y sí: varios “amigos del misterio” lo investigan…

Qué comer en Fuentes de Ebro

Tras tanta emoción e intriga, puedes reservar con nosotros en dos restaurantes de Fuentes de Ebro. Uno es Caballo Blanco, especializado en cocina argentina y carnes a la parrilla, y el otro es Elena, con una carta con guiños de autor que, en gran medida, se fundamenta en los excelentes productos de la zona.

Qué ver en Zaragoza

Luna

Zaragoza es una de esas ciudades en las que se está muy a gusto (lo malo es el viento, no se puede tener todo). Además de disfrutar de su rico patrimonio, es una animadísima ciudad, en la que ir de bares y el disfrute de la gastronomía es una sana costumbre generalizada.

Si disfrutas comiendo, debes perderte en las calles del Rollo, una zona plagada de bares castizos, locales de copas y sitios animadísimos casi a diario, y a cualquier hora.

Por hacer un somero resumen, los monumentos que no debes perderte son estos:

  • Catedral-Basílica de Nuestra Señora de El Pilar: Además de dar cobijo a la popularísima patrona de la ciudad, es el templo barroco más grande de España y cuenta con grandes obras artísticas, como el retablo del altar o varios frescos de Goya y Francisco Bayeu.
  • Catedral del Salvador (La Seo): recientemente restaurada, su mezcla de estilos y el empleo del alabastro la convierten en una pieza soberbia. El cimborrio, el ábside, el muro mudéjar (Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco dentro del conjunto de la arquitectura mudéjar de Aragón) y la torre barroca son los elementos más sobresalientes del conjunto. Palacio de la Aljafería, siglo XI. Torreones semicirculares reconstruidos en el siglo XX.
  • Palacio de la Aljafería: Aquí vivió el rey taifa Al-Muqtadir en el siglo XI, aunque también fue residencia de otros reyes cristianos, como Fernando el Católico. Hoy alberga las Cortes de Aragón.

Qué comer en Zaragoza

La cocina de Zaragoza es tan rica como su huerta y campos. Así, encontramos una gran variedad de vegetales, muchos de ellos no demasiado habituales en otros puntos del país, como la borraja, el bisalto  o tirabeque y el cardo (con salsa de almendras es un manjar). También es una zona en la que hay relevantes cultivos frutales, como las cerezas o los melocotones. También es una zona de buenos vinos y embutidos (la longaniza es como para ponerle un piso). Su aceite y las famosas olivas negras (completamente adictivas) son dos productos que merecen más fama.

Por supuesto, la reina de las carnes es el cordero, aunque también son importante en su recetario las de pollo y conejo.

En el apartado de dulces, hay tres particularmente famosos aunque, las codas como son, son fundamentalmente adquiridos como souvenir y no tienen un gran valor gastronómico: las frutas de Aragón (frutas confitadas y recubiertas de chocolate), las piedras de río (parecidas a las peladillas, pero imitando a pequeñas guijas) y los adoquines (caramelos con forma de ladrillo que pueden adquirir proporciones cósmicas) son muy populares.

Nosotros reivindicamos los guirlaches, una especie de turrón de almendra y caramelo, muy apreciado en Navidad).

Contamos con casi 30 restaurantes en Zaragoza… ¡Para todos los gustos!

Qué ver en Luna

Luna

Luna cuenta con un bello patrimonio.

Llegamos a la última parada de nuestro destino, este pueblecito de la comarca de Las Cinco Villas con nombre de satélite lunar. No llega a los 800 habitantes, pero tiene un extenso término municipal y cuenta con un respetable patrimonio artístico.

Antes que nada, vamos a contarte a qué debe su bonito nombre, que denominó también a una conocidísima familia noble, los Luna. Antaño se llamaba Monte Mayor, pero cambió de nombre por la relevancia de la luna en la batalla por su reconquista. Al parecer, la noche sorprendió a los  cristianos, quienes, iluminados tan solo por la luna lograron la victoria para Sancho Ramírez. Y así, se decidió el cambio de nombre. Bacalla de Luna, I señor de Luna, fue uno de los conquistadores. Y tal fue su orgullo que tomó el nombre del pueblo para su relevante dinastía. :

En su interior, encontramos monumentos como la iglesia de Santiago de la Corona, el Hospital de Peregrinos o la ermita románica de San Gil. Alejados del pueblo, destacan varios castillos (Óbano, Yecra e Hispanies, -el más antiguo de la comarca-. También es recomendable visitar el Monasterio de Monlora, fantástico mirador de la comarca y zona perfecta para hacer parapente.

Qué comer en Luna

Por su originalidad, debemos recomendarte que disfrutes del restaurante del Monasterio de Monlora, situado en el antiguo figón de los frailes franciscanos. Conserva su antigua chimenea y está especializado en carnes a la brasa y en migas.

Comparte este artículo

Rosalía. O Piti, como todo el mundo la conoce. Licenciada en Periodismo y Máster en Comunicación Empresarial por ESIC, ha trabajado en medios como Agencia Efe, ADN, Congreso de los Diputados, 11870 o Injuve. Ama escribir, leer, ver series y comer por encima de todas las cosas. Es sevillana y también le gusta la cocina. Pero prefiere reservar en Restaurantes.com y que cocinen para ella.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies