“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Curiosidades

Helado artesanal: el dulce del verano

helado artesanal

El helado artesanal es uno de los postres más deliciosos que existen, y seguramente el que, junto al chocolate, más se ha expandido el todo el mundo. Esta crema helada con miles y miles de variantes es exquisita, sobre todo si hablamos del helado artesanal. Hecho con ingredientes naturales y con la mano del hombre, sin aditivos químicos, son una fabulosa opción para darse un homenaje. Hoy vamos a hablar un poco del helado artesanal, el dulce del verano.

Origen del helado artesanal

No hay una certeza en torno al origen del helado artesanal, aunque parece bastante probable que el primer antecedente del que se tiene constancia se puede situar en el 400 a. C. en Persia. Allí preparaban un plato parecido al pudin, con agua de rosas y cabello de ángel, que se enfriaba y servía a los potentados. Los persas ya almacenaban grandes cantidades de hielo procedente de las montañas en contenedores naturales, por lo que los más ricos tenían hielo para conservar alimentos y preparar refrigerios.

Posteriormente, las capas altas de principales culturas utilizaron el hielo para enfriar sus bebidas y alimentos. En China, el emperador Tang (618-697 a. C.) enfriaba bebidas lácteas con el agua solidificada. Estas recetas se difundieron por el subcontinente indio, Persia, Grecia y la Antigua Roma.

Fue precisamente en la península itálica donde tuvo un especial arraigo. Marco Polo, en el siglo XIII, fue el responsable de introducir varias recetas heladas en la bota y, sin saberlo, le daría a su país uno de sus postres más universales: el helado artesanal.

En la Edad Media otros pueblos avanzarían también en este camino. En las casas más pudientes de los reinos árabes preparaban sharbats, unas bebidas con fruta y azúcar de las que deriva la palabra sorbete. Un poco más adelante, en el siglo XVI, se descubrió que al mezclar el nitrato de etilo mezclado con la nieve se producían temperaturas muy bajas, y fue fundamental para producir helados.

El helado fue difundiéndose poco a poco. Catalina de Médici, que se casó con Enrique II de Francia, llevo condigo las recetas de helados a la corte gala, donde le añadieron huevo. Su nieta se desposó con un ppríncipe inglés y poco a poco se iría extendiendo por el Viejo Continente y el Nuevo Mundo.

La primera heladería, no obstante, aún tendría que esperar. No se abrió hasta 1686 en París, aunque fue de la mano del siciliano Francesco Procopio dei Coltelli. Su local, Café Procope, se hizo célebre por su café y helados cremosos.

Otro paso importante fue el descubrimiento del descenso crioscópico (descenso de la temperatura de solidificación), gracias al que se hacían helados en las casas hasta hace no demasiado. Consiste en un recipiente rodeado con una mezcla de hielo y sal o de agua y sal a bajas temperaturas. Mezclando vigorosamente se conseguía helar la mezcla, y se obtenía una textura muy cremosa y sin cristales por el removido ocasional durante el proceso de enfriamiento. Más tarde, las primeras heladeras conseguirían mantecar la mezcla con mucho menos esfuerzo del que esta técnica requería.

El helado artesanal en España

helado artesanal

Por las altas temperaturas, España es un país donde se consume mucho helado. De hecho, fuimos el tercer país que más dinero gastó en helado por habitante, con un desembolso medio de 41,17 euros en el año 2014, sólo por detrás de italianos y alemanes, líderes del ranking mundial, según datos de un estudio realizado por Constanza Business & Protocol School.

En España hay una rica tradición de heladeros artesanos. A mediados del siglo pasado tuvieron una especial proyección los helados artesanales valencianos, herederos, a su vez, de una golosa trayectoria en la creación de bebidas frescas y confites como los turrones. Muchos de ellos se desplazaron a otros puntos del país e irían creando heladerías muy populares, germen perfecto para valorar el helado artesanal en España.

Las tendencias en el helado artesanal

Hoy en día, en toda la geografía española proliferas excelentes heladerías. Junto a los de siempre, la tendencia dentro del helado artesanal está en ofrecer sabores muy peculiares y de dulces de la cesta de la compra. Dentro de los primeros, por ejemplo, es conocido en Madrid Helados Napoli, un establecimiento con mucha solera y que es referente en cuanto a imaginación. Junto a mezclas más al uso permite al comensal curioso disfrutar de helados de foie, plancton, boletus, aceite o incluso cocido. Pedro y su equipo, desde su obrador de Vallecas, trabajan con muchos restaurantes que emplean sus helados para crear postres y platos únicos.

Los helados artesanales también evocan dulces y chocolatinas populares, con la ventaja de que no suelen incorporar añadidos industriales, más allá del producto en cuestión en forma de topping. ¿Quién se resiste a un helado de Oreo, Nutella o Pantera Rosa?

Otra tendencia en el mercado está en que todos los productos sean instagramaeables, además de artesanos. El año pasado, por ejemplo, se pusieron de moda en algunas grandes ciudades los tiyaki, un dulce nipón que consiste en una galleta con textura esponjosa (bastante parecido a la crepe) que se rellena de helado artesanal de diferentes tipos. La Pecera, en Madrid, obligaba a los comensales más curiosos a esperar largas colas para hacerse con el curioso helado. ¡No faltaba en ningún timeline!

helado artesanal

Hoy en día se llevan también los sándwiches helados (como los que sirven en la malasañera Creamies) y los helados de diseño. Los hermanos Roca, a través de sus heladerías Rocambolesc, han sido pioneros en este aspecto. Su helado de leche de oveja, servido con algodón de azúcar a modo de lana, ha inspirado las más actuales presentaciones. También en Madrid, la heladería Malvy’s Shakes deja a sus clientes totalmente sorprendidos con la estética de sus creaciones.

También, desde hace no mucho, se llevan las paletas o polos helados. Realmente, más que mezclas a base de líquidos, muchos de ellos son más cremosos porque llevan, además, fruta e incluso leche. Sin embargo, su menor tamaño, la calidad de sus ingredientes y sus bonitos diseños, los han convertido en un referente para los golosos y los que, además, quieren comer algo refrescante y de moda. ¿No has probado, por ejemplo, los Lolo Polos? Hay tiendas en Madrid y Canarias y causan adicción.

Helado artesanal y cultura eco y healthy

El mundo del helado artesanal también ha sabido responder a la preocupación cada vez mayor por la conciencia healthy que impera actualmente. Por ello, cada vez son más los obradores que apuestan por emplear materias orgánicas y ecológicas, productos de proximidad e incluso de comercio justo para idear sus creaciones. Si se emplean de manera adecuada, el resultado es óptimo y, además, más respetuoso con el medio ambiente.

Las principales heladerías artesanales han sabido, también, ofrecer productos con todo el sabor, pero que contribuyan al disfrute de colectivos con intolerancias, cada vez más numerosos. Por ello, es habitual ver en las heladerías cada vez más helados sin gluten, sin lactosa o azúcares añadidos e incluso helados veganos, totalmente artesanos, claro.

En los restaurantes Sublime Dreams Food encontramos, incluso, helado proteico, muy recomendable para las personas preocupadas por su alimentación y su forma física.

Beneficios del helado artesanal

Su gran aporte calórico (menor si se trata de sorbetes, a base de fruta y sin leche) hace que el helado tenga que ser un alimento que se consuma con mesura, sobre todo en el caso de las personas diabéticas y en control de peso. No obstante, conviene recordar que el mejor complemento para una dieta saludable es el ejercicio. ¡Así que a moverse!

En el helado artesanal a base de leche encontraremos buenos aportes de calcio y fósforo. Además, son beneficiosos para la flora intestinal. Los helados también contienen Vitamina A (el mejor aliado contra las infecciones), Vitamina B6 y Vitamina B2, nutriente fundamental para la absorción del calcio y el fósforo en los huesos.

Helado artesanal en restaurantes

helado artesanal

La terraza de Belgious.

Los helados artesanales tienen una importancia cada vez más significativa en los platos (y no solo postres) de los restaurantes. Si quieres disfrutar de exquisitos helados en nuestros restaurantes, échale un ojo a este post sobre los helados más curiosos de nuestros locales.

Heladerías artesanales en Madrid

Aquí tienes un listado de nuestras heladerías artesanales favoritas en Madrid. ¿Te falta alguna? ¡Compártela con nosotros!

  • La Romana
  • Helados Napoli, templo de los sabores imposibles.
  • Heladería Sienna, con sabores riquísimos y acabado cremoso.
  • Los Alpes (es la heladería más antigua de Madrid)
  • The Pâtissier, ideal para comer helados con brioche, de la mano del responsable de Moulin Chocolat
  • Mistura, famoso por su helado sobre plancha de hielo.
  • La Commedia, otro recién llegado que promete.
  • Kalúa, de origen malagueño y con un helado de milhojas para morir.

Heladerías artesanales en Barcelona

Para no resistirse a la tentación.

  • Belgious, donde puedes reservar con nosotros, tiene unos helados de “alta definición” y sabores totalmente sorprendentes. ¡Somos fans de sus creps!
  • Paral.lelo, abrieron el año pasado y ya son un referente en cuanto a helados artesanales de enfoque gourmet.
  • La Heladería Mexicana, para alucinar con sus helados veganos sin añadidos.
  • Delacrem, de Massimo Pignata, es una de las mejores heladerías de España.
  • Mannà Gelats, paraíso de los helados de autor.
  • Kakigori, expertos en kakigoris, una especie de helado japonés a base de hielo raspado, donde también sirven doriyakis y taiyakis.
  • Arcobaleno, con riquísimos helados hechos como mandan los cánones italianos.

Comparte este artículo

Rosalía. O Piti, como todo el mundo la conoce. Licenciada en Periodismo y Máster en Comunicación Empresarial por ESIC, ha trabajado en medios como Agencia Efe, ADN, Congreso de los Diputados, 11870 o Injuve. Ama escribir, leer, ver series y comer por encima de todas las cosas. Es sevillana y también le gusta la cocina. Pero prefiere reservar en Restaurantes.com y que cocinen para ella.

1 Comentario

  1. Os falta la gelatería italiana La Dolce Vita (Carretera de Canillas – Madrid), que es de los mismos propietarios que el restaurante A’ Fenestella. El helado es italiano artesanal autentico y de lo mejor que he visto incluso en Italia.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies