“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Curiosidades

Historia del cocido maragato

Historia del cocido maragato

El cocido Maragato es un plato tradicional de la zona de la Maragatería, situada en la Provincia de León. Esta receta nació como un cocido típico de los agricultores y ganaderos de la zona como comida única para enfrentarse a un duro día de trabajo, pero con los años ha ido evolucionando y hoy en día se consume en prácticamente toda España y es especialmente apreciado durante los meses más fríos, para entrar en calor y disfrutar de una buena comida en compañía. Si todavía no lo conoces, sigue leyendo porque hoy vamos a hablar de la historia del cocido maragato, los ingredientes necesarios y la manera de servirlo.

Ingredientes del cocido maragato

El cocido maragato se elabora básicamente a partir de los productos del campo que tenían a disposición los trabajadores leoneses, así para preparar esta receta necesitaremos agua, berza, garbanzos y diferentes tipos de carnes como chorizo, morcilla, morro y oreja de cerdo, paletilla, gallina, tocino, cecina, costilla, entre otros.

Este plato se cocina como el resto de cocidos, a fuego lento y durante bastante tiempo, unas 3 o 4 horas. Primero se cuecen las carnes para hacer el caldo, luego los garbanzos y por último las verduras. Éstas se pueden cocinar en otra olla o en la misma sopa de la carne.

Una de las características principales del cocido maragato es que se come al revés. Primero las carnes, también llamada ración porque viene de racionar, haciendo así referencia a la obligación de repartir adecuadamente la comida entre los comensales. A continuación, los garbanzos, que se sirven secos y por separado, y se sirven al mismo tiempo las patatas y la verdura. Y, por último, la sopa, porque como se suele decir “de sobrar, que sobre la sopa”, puede ir con fideo grueso o con pan de hogaza. Es un caldo denso del que se dice que se tiene que poder cortar con la cuchara.

El cocido maragato se suele tomar con natillas con bollo, aunque no hay nada escrito sobre esto y muchos lo combinan con bizcocho maragato u otro tipo de postre.

Historia del cocido maragato

Cuenta la leyenda que cuando Napoleón perdió Austria en el año 1810 se centró en conquistar España y Portugal ordenando al General Loison conquistar Astorga. Los ataques eran continuados por lo que los españoles aprovechaban todos los momentos para destruir las trincheras de los franceses, el mejor momento era en el almuerzo, cuando los franceses paraban para comer. Al ver esto, los galos empezaron a comer más rápido y empezaban por la carne, ya que, en caso de ataque, había que salir a defender las trincheras, por lo que pocos terminaban con los garbanzos y menos aún con la sopa.

Otra teoría sobre la historia del cocido maragato cuenta que los arrieros maragatos en sus largos viajes, llevaban carnes curadas y garbanzos para preparar el pote. Al tener que comer fuera la mayoría de las veces, hacía mucho frío, por lo que si comenzaban con el caldo las carnes estaban frías cuando les tocaba comerlas y la sopa aguantaba más, ya que, de sobrar, que sobre la sopa” como se dice popularmente.

Comparte este artículo

1 Comentario

  1. Interesante la historia de este platillo, es increíble la cantidad de platos que se han generado en provincias ó área alejadas de las grandes ciudades y que tienen cientos de años de historia.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies