“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Actualidad

Los churros, nuestro desayuno más tradicional

Los churros, nuestro desayuno más tradicional

Que levante la mano quien no disfrute de vez en cuando del sencillo y, a la par, inmenso placer que supone tomarse unos churros. Con café o chocolate, con azúcar, mojando o no en la bebida, pocas cosas gustan tanto como esta delicia simple, elaborada con harina, agua y sal, que cuenta con una gran tradición en nuestro país. Hoy te vamos a contar un poco cuáles son sus orígenes, te descubriremos que también es popular en otros muchos países y te aconsejaremos dónde se esconden los templos churreros de Madrid y Barcelona.

El origen de los churros es incierto, y existen varias teorías al respecto. Los más patrios aseveran que surgieron en España, de manos de los pastores, que pasaban mucho tiempo al aire libre en la montaña al cobijo del fuego. Les bautizarían como churros por las churras, un tipo de oveja muy popular en la península (ya sabes, las que no deben mezclarse con las merinas).

Para otros, sin embargo, son de origen chino. Serían nuestros vecinos, los portugueses, los que los habrían traído de tan lejanas tierras y modificaron la masa del youtiao, pero los lusitanos lo frieron en forma de estrella.

Un poco chovinistas como somos, nos hemos apropiado de la autoría de este fruto de sartén. Ciertamente, los españoles contamos con una gran tradición de postres fritos debido a nuestro alto consumo de aceite de oliva. Otros países, en los que se emplea menos el aceite y más el horno, como Reino Unido, han desarrollado una repostería más basada en pasteles y tartas. Churros, pestiños, rosquillas, flores y un largo etcétera de delicias constituyen un patrimonio culinario de gran riqueza en nuestro país.

Churro, porra, de papa…

En España los churros como tal tienen varias denominacionesEn Madrid, a los más gruesos, de rueda y cortados, se les denominan porras, mientras que lo habitual es que a los más pequeños y en forma de lazo se les denomine churros. Aunque hay muchos sitios en que se sirven recientes, es habitual que se consuman fríos, una vez que han pasado horas desde su preparación.

En Andalucía cuentan con una enorme aceptación y popularidad. Aquí se comen recientes, y además de churrerías al uso es habitual que muchas cafeterías cuenten con avezados churreros que los sirven, sobre todo, en el desayuno. Aquí suelen denominarse de forma genérica churros, aunque hay excepciones. En Sevilla, por ejemplo, se llaman calentitos, y en Granada tejeringos, por los instrumentos en forma de jeringa con que se elaboran. En muchas provincias españolas, a algunos en forma de lazo, más blanditos, se les denomina churro de patata. Hay quien piensa que llevan este tubérculo: nada más lejos de la realidad. Simplemente es que la masa es más jugosa.

En las ferias, verbenas y celebraciones también es muy habitual el consumo de churros. En estos puestos, además de los clásicos churros y porras, se ofrecen rellenos de chocolate, crema pastelera y, en los últimos tiempos, dulce de leche.

Lo más clásico es consumirlos con chocolate (la bebida más popular en España hasta que el café la superó), una calórica combinación muy agradecida en los meses más fríos del año.

Churros con sabor iberoamericano

La sana tradición de comer churros cruzó el charco y se hizo muy fuerte en Latinoamérica de la mano de los colonos. Son una comida tremendamente popular en varios países que antaño formaron parte del imperio español. En Argentina los hay dulces, salados y rellenos; en Chile y Colombia se suelen tomar con azúcar y en Costa Rica son básicos en cualquier feria popular. En México también se preparan de manera convencional, con azúcar o canela, y con diferentes rellenos.

Con chocolate o sin él, lo queremos.

Los estadounidenses, gracias a la cercanía de los mexicanos, también se han rendido a las bondades calóricas de esta sabrosa masa frita. Allí se consumen habitualmente al gusto del país vecino, aunque hay negocio para todos. Hace siete años que una churrería salmantina los exporta a Nueva Jersey ultracongelados y los vende a un dólar la unidad: basta calentarlos en el microondas, aseguran, para disfrutar de todo su sabor.

En Japón, país con un altísimo número de fanáticos de lo español, también se comen churros. Hace ya años que la popular churrería San Ginés abrió una sucursal en Tokio. Allí los hacen como en el popular establecimiento de la capital, en aceite de girasol, aunque el chocolate es algo más dulzón. También se han adaptado al gusto local, y los ofrecen en forma de corazón y con distintos glaseados.

Churrerías top en Madrid

Como acabamos de mencionar, San Ginés es, seguramente, la churrería más popular de Madrid. En un callejón lleva alimentando resacas y desayunos castizos desde 1894. Los más ricos que esta humilde redactora ha probado en la capital son, por goleada, los de Chocolat, un local del Barrio de las Letras donde los sirven recién hechos con un buen chocolate. También son muy populares los de Siglo XIX (En Vallecas y San Sebastián de los Reyes). En Chamberí, en Santa Engracia, triunfa siempre Rocamar, con sus chamberosquis (churros gruesos y rectos) y sus rechupetes, unas porras abiertas con azúcar y aguardiente que resucitan a un muerto. Las diferentes chocolaterías Valor que hay por la capital también ofrecen buen género.

Churrerías top en Barcelona

En Barcelona nos encanta ir a las granjas a disfrutar de los churros con chocolate. En La Dulcinea, por ejemplo, hay que picar sí o sí. En La Granja 1872, además de churros, sirven chocolates especiados con pimienta, menta… Si eres noctámbulo, seguro que más de una vez te has espabilado a golpe de grasa de la buena en Trébol o en la Churrería Laietana, otro clasicazo. Los más modernos pueden probar las especialidades de Comaxurros (con queso, sobrasada o salsa brava) o los de Oriol Balaguer, que se pueden llevar, junto al chocolate, en una mano gracias a un ergonómico soporte.

Comparte este artículo

Amaya, toda una sibarita, aparca el plato para contarnos todas las novedades y tendencias del mundo más foodie en nuestro blog. Si hay alguien dispuesto a comerse la ciudad... ¡es ella!.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies