“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Curiosidades

Mitos de la alimentación: desenmascaramos los más comunes

mitos de la alimentacion

Siempre esperamos al 1 de enero para cambiar hábitos, pero hoy o mañana son días como ideales para empezar a comer mejor. Por eso, hoy te traemos un post en la que mutamos en cazadores de mitos de la alimentación, y te presentamos algunas de las ideas falsas más arraigadas en la mentalidad colectiva y te contamos cuál es la verdad.

Las lentejas tienen muchísimo hierro

superalimentos

Un potaje de lentejas.

Cuando hablamos del aporte de hierro tenemos que hablar de su biodisponibilidad. ¿Y eso qué es? Pues la proporción de hierro que nuestro organismo puede aprovechar. Así, estas legumbres, al igual que las espinacas y otras fuentes de hierro de origen vegetal, son ricas en hierro No Hem (no hemínico), que se aprovecha mucho peor. La sangre, las carnes rojas y ciertos moluscos, como los berberechos, son las fuentes más ricas de hierro Hem, que sí se absorbe provechosamente. Estos son los alimentos de origen animal con más hierro (miligramos por cada 100 gramos de producto):

  • Sangre: 52
  • Almejas, berberechos, chirlas: 24
  • Hígado: 8
  • Carne de caballo: 7
  • Ostras: 6.5

¿Podemos hacer algo para favorecer la absorción del hierro? Sin duda. Combinarlos con alimentos con vitamina C (te hicimos un especial hace muy poco sobre esta vitamina), vitamina A y consumir carne roja y pescado (su consumo mejora el aprovechamiento del hierro No Hem). Hay que evitar mezclarlos con productos ricos en calcio, que a corto plazo dificulta la absorción del micronutriente.

Los superalimentos son superalimentos

mitos de la alimentación

Yogur con chía.

Que no te vendan motos: no hay un solo alimento que, per se, contenga todos y cada uno de los nutrientes que tu cuerpo necesita. Bajo el concepto “superalimento” hay mucho marketing. Desde luego, aportan nutrientes interesantes para tu cuerpo, y siempre es bueno ampliar nuestro abanico alimenticio. Pero comer brócoli no cura el cáncer, ni comer chía va a convertirte en un superhumano. Lo que es fundamental es que sigas una dieta lo más equilibrada posible y hagas ejercicio.

La quinoa es mejor que los garbanzos

mitos de la alimentación

Un plato con quinoa.

Los pseudocereales se han puesto de moda gracias a sus propiedades y a la explosión gastronómicas que vivimos en España, donde hay una incesante búsqueda de nuevos productos. Y en torno a ellos sobran mitos de la alimentaciónLa quinoa está en todas partes por sus beneficiosas propiedades. Y, como te decíamos antes, no está mal enriquecer la dieta, hay que apostar por el producto patrio por varias razones. Además de más barato y reducir la huella de carbono, otros alimentos te dan mucho por menos dinero: por ejemplo, los garbanzos son un tesoro nutricional: Ricos en hidratos de carbono y proteínas, tienen un alto contenido en lípidos, mayor que en otras legumbres, sobre todo ácidos oleico y linoleico. Los garbanzos también tienen una importante cantidad de fibra y son más calóricos que otras leguminosas que se consumen de manera habitual.Eso sí: no contienen todos los aminoácidos esenciales, por lo que hay que mezclarlos con pasta, arroz, pan, carnes o pescados. También son fuente de Los garbanzos tienen muchos folatos (vitamina B), vitamina B1, calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio.

Comparando garbanzos y quinoas, los primeros ganan. Por cada cien gramos, los garbanzos tienen 18 gramos de proteínas, frente a los 13 gramos de la quinoa. Los garbanzos tienen 17 gramos de fibra, diez más que la quinoa. Respecto al contenido en hierro, los garbanzos tienen 6,7 gramos, cantidad superior a la quinoa, con 4.6 mg. Las diferencias son significativas también en la cantidad de calcio (con 143 mg en el caso de los garbanzos frente a los  85 mg del pseudocereal), y en la de zinc (3.4 mg frente a los 3.3).

El pan engorda

mitos de la alimentación

El pan es base de la dieta mediterránea.

Y el filete empanado que te metes entre pecho y espalda tan alegremente no, claro. El pan engorda, como todo lo que comes, pero no es ninguna bomba: nos cien gramos de pan blanco “normal” suponen, aproximadamente, unas 230 kcal.

Consumir pan es un estupendo hábito alimenticio. Es saciante (así que ayuda a no seguir picando) y rico en hidratos de carbono. Lo que sí es recomendable es consumir panes elaborados a partir de cereales integrales o harinas de grano entero, que nos permiten  obtener los componentes esenciales del grano entero desde su endospermo, germen y salvado, que contienen minerales y oligoelementos esenciales para una adecuada nutrición. Además tienen más fibra, lo que favorece el tracto intestinal.

Y lo sentimos: el pan integral engorda lo mismo, o más, que el blanco. Y más si acudimos a los que llevan semillas y pseudocereales como la quinoa que aumentan su valor nutricional y, por ende, calórico.

Algo positivo de la moda gastronómica es que se está poniendo en valor el pan de calidad. Por ello, cada vez hay más restaurantes donde se come buen pan.

Las legumbres no son buenas

mitos de la alimentación

Una rica fabada.

De un tiempo a esta parte hay muchas corrientes nutricionales que desaconsejan el consumo de las legumbres, a las que acusan de ser una fuente alta de calorías, de carecer de un perfil nutricional completo o de causar digestiones pesadas. Pero las legumbres son una fuente de salud. y, por desgracia, víctimas de los mitos de la alimentación más comunes de lo magufo.

Por partes: No son un snack ligerísimo. Las legumbres contienen entre el 40 y el 50 por ciento de hidratos de carbono complejos, que son de bajo índice glucémico. La capacidad de “engorde” de las legumbres está muy relacionada con la cantidad que se ingiera y con el acompañamiento. Como es normal, es mucho mejor comerlas en ensalada, como guarnición o estofadas con verduras a marcarse con demasiada frecuencia una estupenda fabada en alguno de nuestros restaurantes.

Actualmente, los expertos recomiendan un consumo de entre 2 y 4 raciones semanales de legumbres, de unos 60 a 80 gramos en crudo. De hecho, actualmente forman parte de las dietas de adelgazamiento con mesura.

Y lo de la digestión, pues es un efecto secundario bastante habitual. Los gases y flatulencias son debidos a los azúcares complejos que contienen y que no se pueden digerir, y que quedan en el intestino grueso. Las legumbres que generan más flatulencias son los garbanzos y las habas, mientras que las lentejas suelen causar menos problemas.

Dejar las legumbres a remojo, ponerles un poco de bicarbonato y masticarlas sin ingerir demasiado aire son hábitos que ayudan a reducir los olorosos y sonoros efectos secundarios. No dejes de comerlas por caer en los mitos de la alimentación.

El café es malo para la salud

mitos de la alimentación

Nada mejor para empezar el día.

Tras años de malísima prensa, cada vez hay más estudios que ponen en valor los beneficios del café, que lo asocian a la reducción del riesgo de padecer demencia, Alzheimer, gota, Parkinson, diabetes y reseñan que podría ser un protector del corazón. También tiene un suave efecto laxante. Hay personas deben restringir su consumo, ya que puede provocarles malestar gástrico e insomnio.

Otro de los mitos de la alimentación relacionados con esta riquísima bebida: la manzana no te despierta lo mismo que un café, que consigue estimular tu sistema nervioso y ayudarte en los esfuerzos continuados muchísimo más que la fruta en cuestión.

Lo que sí puedes evitar son las bebidas ultraprocesadas ricas en cafeína y repletas de azúcares vacíos, que deberían tener mucha peor fama. Disfruta del mejor café en Madrid y Barcelona.

Los arándanos curan la infección de orina

mitos de la alimentación

Ricos, ricos arándanos.

Esta fruta, tan saludable y de moda, es preventiva contra la infección de orina, pues su consumo ayuda a que las bacterias no se asienten en la vejiga. Pero si ya estás afectado, puedes ingerir comprimidos y toneladas de esta fruta que no servirá de nada. Honra a Fleming y ve a tu médico, que te recetará los antibióticos adecuados, y no alimentes los mitos de la alimentación.

La dieta detox depura tu cuerpo

mitos de la alimentación

No subestimes tu cuerpo, que es perfectamente capaz de “depurar” las toxinas y ejercer sus funciones metabólicas. No te hace falta tomar extraños batidos, ni mucho menos recurrir a caros productos para depurar tu cuerpo. Solo las personas con adicciones necesitan desintoxicación, y no tiene nada que ver con mejunjes a base de tisanas, tés y polvos extraños. Huye de las etiquetas detox, estas cosas son enormes mitos de la alimentación modernos.

El agua con limón es buenísima en ayunas

mitos de la alimentación

El limón está muy bueno pero lo de la dieta alcalina es muy tonto.

Esta es otra magufada muy extendida, conectada con la dieta alcalina, que vivió hace años su apogeo. Hay quien esgrime que empezar el día con un vaso tibio de agua con limón es excelente, pues prepararía el cuerpo para la ingesta de alimentos, lo alcalinizaría y depuraría. Salvo por su valor hidratante, esto no sirve para nada. De hecho, las personas con problemas de estómago deberían evitar esta bebida tan ácida, que solo aporta azúcares libres y nada de fibra. ¡Pasa de uno de los mitos de la alimentación más extendidos!

Comparte este artículo

Rosalía. O Piti, como todo el mundo la conoce. Licenciada en Periodismo y Máster en Comunicación Empresarial por ESIC, ha trabajado en medios como Agencia Efe, ADN, Congreso de los Diputados, 11870 o Injuve. Ama escribir, leer, ver series y comer por encima de todas las cosas. Es sevillana y también le gusta la cocina. Pero prefiere reservar en Restaurantes.com y que cocinen para ella.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies