Cita de la semana: "El amor es tan importante como la comida. Pero no alimenta" Gabriel García Márquez

Comparte este artículo

Curiosidades

Origen de las torrijas

Origen de las torrijas

Llega la Semana Santa y con ella, las torrijas. Las verás en los escaparates de la mayoría de las pastelerías, las prepararás en casa o las tomarás con el café en algún bar, seguramente. Pero ¿sabes cuál es el origen de las torrijas? Si te ha picado la curiosidad te recomendamos que sigas leyendo ya que te vamos a contar la historia de este tradicional dulce, también llamado torreja o tostada.

Historia de las torrijas

La primera referencia a las torrijas la encontramos en las recetas de Apicio, allá por el siglo IV y V. Dice que la rebanada de pan debe sumergirse en leche antes de pasar por la sartén, pero no menciona el huevo. Más tarde, durante el Medievo, el pan migado en leche y luego endulzado fue muy consumido en toda Europa, a veces acompañaba carnes y otras se mojaba en la sopa para darle mayor consistencia. Pero no es hasta el siglo XIV cuando no encontramos el origen de nuestras torrijas actuales. En aquel entonces Taillevent incluyó en su recetario los pasos a seguir para elaborar las «tostadas doradas», que se rebañaban en yema de huevo batido, se pasaban por la sartén y se espolvoreaban con azúcar.

En España se utilizaba en el siglo XV como recuperación para las parturientas. A principios del siglo XX, este plato era típico en las cafeterías de la capital y se tomaba con un chato de vino. En cuanto a su uso en Cuaresma, hay varias teorías, se suele pensar que servían para darle salida al pan que no se comía ya que no se consumía carne. Aunque también se cree que desayunar una torrija ayudaba a aguantar el hambre y a matar el antojo, pero no hay nada seguro sobre el origen de las torrijas en Semana Santa.

Tipos de torrijas

Dentro de nuestras fronteras la receta es bien fácil, pero algunos ingredientes pueden variar por lo que nos encontramos con diferentes tipos de torrijas. Así, se puede infusionar la leche con canela y/o cáscara de limón antes de poner el pan a remojo. También hay quien le echa un chorrito de anís para darle sabor. El proceso de pasarlas por huevo y freírlas puede hacerse más ligero si optamos por hacerlo al horno, pero sacrificaremos el sabor.

Por último, otra de las grandes diferencias entre los tipos de torrijas es el elemento para endulzarlas, y esto, al igual que la tortilla con cebolla o sin cebolla, tiene sus adeptos, pues hay quien no cambia el azúcar por nada y otros a los que le encanta degustar sus torrijas bañadas en miel. ¡Para gustos sabores!

Dónde comer torrijas

Comer torrijas en Madrid o en cualquier otra ciudad o pueblo de nuestra geografía es muy sencillo durante Semana Santa y Cuaresma, los restaurantes lo suelen incluir en sus menús, las pastelerías las dejan en los escaparates y muchos bares las ofrecen con el café de media mañana o de tarde. En cambio, si se te antojan en cualquier otro momento del año, lo más fácil es que las prepares tú mismo en casa.

Comparte este artículo

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

Lost Password

Register

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR