“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Curiosidades

Semillas de chía, el nuevo oro (healthy) negro

chía

Puede que hayas visto muchos platos, sobre todo dulces, en los que aparecen unas pequeñas esferitas negras. No son perlas de tapioca (otro día hablaremos de la efímera moda del bubble tea) sino semillas de chía, que contienen una importante fuente de nutrientes con muchos beneficios para la salud. Por ello, muchos ya lo ven como el nuevo oro (healthy) negro. Lo encontramos en desayunos y brunches, en platos salados y postres, en los lineales de los supermercados y herbolarios… ¡Es una locura y de las buenas! Hoy te contaremos todo sobre la chía y qué puede hacer por tu bienestar.

Qué es la chía

La chía o salvia hispánica, es una planta nativa de México, El Salvador, Guatemala, Nicaragua​ y Costa Rica. Junto al lino, sus semillas contienen, dentro de los vegetales, la mayor concentración de ácido graso alfa-linolénico omega 3. Por ello, en los últimos años se ha incrementado exponencialmente su cultivo y consumo de sus semillas, que se pueden consumir enteras o molidas.

Su cultivo requiere de espacios soleados, ya que es una planta que no soporta las heladas, aunque sí la sequía y la acidez de los suelos.

Historia de la chía

La chía es una planta muy cultivada y consumida por las civilizaciones que poblaron el actual territorio mexicano. Hasta la llegada de los españoles, la semilla se recolectaba de la planta salvaje. Pero los tlaxcaltecas y otomíes consiguieron domesticarla e iniciar un importante cultivo.

Durante mucho tiempo, además de un alimento, la chía servía para honrar a los dioses. Así, los brotes de la planta eran ofrecidos a Chicomecóatl (la diosa del maíz). Sus semillas, molidas en forma de harina (pinole) se usaban en el ritual de hueytecuílhulhuitl. Se rellenaba una barca de este alimento, que los fieles iban cogiendo hasta agotarlo. También los purépecha de Michoacán usaban el pinole para hacer tamales, que ofrecían a sus familiares muertos.

A pesar de ser el tercer cultivo en importancia, tras la llegada de los españoles, que traían nuevos cereales, cayó en desuso. Solo se mantuvo en algunas zonas montañosas de México, Guatemala y El Salvador. En los años 90 resurgió gracias a un proyecto de varios países latinoamericanos, que cultivaron con resultados óptimos varias áreas del norte de Argentina. Aunque Jalisco (México) sigue siendo la principal región productora, para Argentina es un cultivo importante.

Beneficios de la chía

chía

Como decíamos más arriba, las semillas de chía tienen un destacado contenido en omega 3 (mucho más que el salmón). Sin embargo, desde la página web de la BBC nos aportan un práctico apunte. A diferencia de ese pescado, los ácidos grasos en las semillas de chía están en la forma de ácido α-linolénico (ALA), que, para ser asimilado, nuestro cuerpo debe convertir a otros ácidos (EPA y DHA. Esa conversión solo arroja una eficiencia del 10 por ciento, así que es recomendable moler las semillas de chía para obtener más cantidad de omega 3.

Además de este ácido graso, la semilla de chía es rica en proteínas, calcio, potasio, hierro y oligoelementos como el magnesio, manganeso, cobre y el zinc.

Las semillas de chía son muy ricas en fibra (más del 30 por ciento de los carbohidratos de la semilla lo es). Cuando las semillas, repletas de fibra soluble, se sumergen en agua u otro líquido, liberan el mucílago, por lo que aquellas se hinchan e impregnan de un líquido gelatinoso. Esta gelificación (es capaz de absorber doce veces su peso en agua) ofrece lúdicos aspectos a nivel culinario, y contribuye a aumentar la saciedad.

Además, varios estudios apuntan ese gel, además de ser beneficioso para favorecer el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento, favorece la  digestión de carbohidratos, impidiendo su transformación en azúcares sencillos, lo que es muy positivo para la salud en general, y en especial de colectivos como los diabéticos.

Recetas tradicionales con chía

La chía está presente en algunas recetas muy tradicionales de Latinoamérica. En México y otras regiones de Centroamérica es muy famoso el iskiate, o agua de chía, un remedio que ayuda a hidratar y que, además, puede tener beneficios para la salud intestinal por el contenido en fibra de las semillas. Su preparación es muy sencilla, pues solo hay que añadir a un litro de agua dos cucharadas de semillas de chía, un poco de zumo de limón al gusto y edulcorante (panela, estevia o azúcar al gusto).

Actualmente también se puede encontrar (o elaborar el casa) el pinole de chía. El pinole es un alimento tradicional de Mesoamérica que se elabora con harina de maíz. Suele endulzarse con azúcar, cacao, canela y otros añadidos. Resulta muy nutritivo mezclado con leche.

Recetas actuales con chía

Actualemente, la chía, por sus propiedades gelificantes, es un divertido y sano complemento para nuestros platos. Una de las maneras que más gustan para comer chía es remojada en leche o bebidas vegetales, hidratada. También es deliciosa con yogur y fruta. Si se deja un rato, la semilla se hincha y sacia más. No instante, si se consume al momento, resulta crujiente y también muy agradable.

Si se muele la chía, puede servir para hacer panes o bizcochos (sustituyendo una parte de la harina de trigo o el cereal mayoritario del pan) e incluso, por qué no, galletas.

Otra alternativa sana es la de añadirla a nuestro porridge o gachas de avena. La semilla, encima de una crema de verduras, o en ensaladas, también gusta a todos.

Platos con chía en nuestros restaurantes

Muchos de nuestros restaurantes se han rendido a los beneficios de la chía.

En Madrid, en el veterano restaurante vegetariano Al Natural preparan una deliciosa crema de calabaza y almendras con semillas de chía y aroma de naranja, una receta vegana y sin gluten.

En el Meliá Madrid Princesa (tienes que conocer su restaurante, de verdad) preparan una curiosa ensalada de quinoa real con emulsión de cítricos, semilla de chía y tempura crujiente de hojas tiernas.

En Barcelona, no podemos resistirnos al tiradito sierra de Ceviche 103, con corvina en láminas, marinadas en leche de tigre, salsa ocopa, chía y boniato glaseado a la plancha.

En The Green Spot preparan, gracias a la fibra de esta semilla, un rico pudding de chía y té matcha. ¡Te sorprenderá!

Si no te resistes a la moda del poke, en Pachá Barcelona preparan un poke bowl de pescado blanco con leche de tigre, cebolla roja, boniato, cilantro, cancha y chía.

Otra receta muy sorprendente es la de perdiz asada con hierbas aromáticas, salsa de avellana y risotto de chía y olivas negras, que prepara el chef Juan Miguel López Nolla en Magnum – Casino Barcelona.

Si prefieres algo más fresco, en The Market Perú nos ofrecen su ensalada Market, con brotes verdes con quinoa blanca y negra, semillas de chía y verduras de temporada con vinagreta de maracuyá y piña.

Comparte este artículo

Rosalía. O Piti, como todo el mundo la conoce. Licenciada en Periodismo y Máster en Comunicación Empresarial por ESIC, ha trabajado en medios como Agencia Efe, ADN, Congreso de los Diputados, 11870 o Injuve. Ama escribir, leer, ver series y comer por encima de todas las cosas. Es sevillana y también le gusta la cocina. Pero prefiere reservar en Restaurantes.com y que cocinen para ella.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies