“Ni en tu casa, ni en la suya. Tenemos el lugar perfecto” Restaurantes.com

Comparte este artículo

Curiosidades

Tradiciones gastronómicas del Día de Todos los Santos

Tradiciones gastronómicas del Día de Todos los Santos

Lo de comer tarta de calabaza, chucherías terroríficas y customizar casi cualquier aperitivo o plato para que dé “miedito” es algo reciente y que hemos importado de Estados Unidos. En España tenemos otras tradiciones gastronómicas con motivo del Día de Todos los Santos, que se celebra el 1 de noviembre. Estas costumbres perviven todavía y, por su singularidad y arraigo, es interesante que las repasemos para que no se pierdan. Disfruta de Halloween, disfrázate y sal de farra terrorífica, pero no dejes de comer tus buñuelos o los huesos de santo.

Castañas: el Magosto y otras celebraciones afines

Las castañas son un símbolo culinario del otoño.

Las castañas son un fruto otoñal muy ligado a diferentes festividades que se celebran en estos días. En Galicia, Cantabria, Asturias y varias poblaciones castellanoleonesas se celebra el llamado Mangosto. Entre el 1 de noviembre y el 11 del mismo mes (San Martín) se homenajea la memoria de los finados, en un festejo de raíz céltica muy popular. Es costumbre encender una hoguera sobre la que se asan castañas y, con la cara tiznada, saltar las brasas, pues trae buena suerte.

Hay muchas variantes de la fiesta en función de la zona donde se celebre. En Orense, por ejemplo, acompañan las castañas de carne de cerdo y chorizos. En Asturias (Magüestu) se bebe sidra y se tiran algunos frutos al suelo “para que coman los difuntos”. En Sanabria (Zamora), donde es una celebración muy popular, las familias recogen las castañas, que se comen con miel o cocidas en leche, con jotas y canciones populares de fondo. En el País Vasco, el Magosto es conocido como Gaztainerre o Gaztañarre; además de castañas se comen caracoles o morokil, una masa frita de maíz. En Extremadura se denomina Día de la Chaquetía, y es habitual irse a comer al campo castañas, higos y otros dulces para divertirse.

En Cataluña y Aragón se celebra en Difuntos la Castañada (Castanyada). Además de castañas se comen panellets, boniatos, fruta confitada, y, por supuesto, se bebe moscatel. La castañera, una mujer con un pañuelo en la cabeza y vestida con humildad, es un icono muy representativo de esta celebración. Parece ser que durante la madrugada del 31 de octubre al 1 de noviembre, los campesinos tocaban a muertos sin cesar. Y consumir estos dulces tan nutritivos les ayudaba a aguantar esta ardua tarea. De ahí nació la fiesta.

Dónde comer castañas

En nuestros restaurantes las cartas también se visten de otoño y recurren a este delicioso fruto. En La Daniela (Bernabéu, Goya, Medinaceli Cuchilleros) las usan en su famosa ternera asada con puré de patatas y castañas; en Kantamelade, en su menú otoñal (40 euros) aparece en una deliciosa pintada rellena de setas. En Paradís acompañan un sabroso churrasco de cordero ibérico que también se prepara con higos.

En Barcelona, si somos golosos y reservamos en 18 d’Octubre, disfrutaremos mucho con su pastel de mousse de castañas. También la usan a los postres (en el menú de grupos Martín) en Loidi, donde nos seducen con su mousse de castaña con higos caramelizados y sorbete de mosto. ¡Puro sabor de otoño! En el siempre bellísimo Tragaluz, su sopa de castañas y setas es el comienzo óptimo de cualquier cena o almuerzo. En The Green Spot tienen una de las propuestas más originales que hemos visto con las castañas: son un ingrediente de su calzone junto a rebozuelos, queso provolone y rúcula.

Huesos de santo: el mazapán de Difuntos

Una buena almendra es imprescindible para hacer los huesos de santo.

España es un país donde proliferan los almendros, y su fruto es uno de los protagonistas de nuestro recetario repostero tradicional. Las almendras son imprescindibles para la elaboración del mazapán, masa que compone los huesos de santo. Este dulce, muy castellano, tiene forma de tibia (de ahí su nombre) y en su versión más clásica se rellena de dulce de yema. No obstante, han ido introduciéndose otros como el cabello de ángel, el coco, mermeladas, chocolates, etc.

Los huesos de santo se comen en toda España. Son muy populares en Madrid: de hecho este año se calcula que los capitalinos comprarán 330 toneladas de este dulce y de los buñuelos, de los que hablaremos a continuación.

Dónde comer huesos de santo

Casi todas las pastelerías del país ofrecen los huesos de santo durante esta época. Si no los has comprado nunca, puede que te sorprenda su precio: págalo a gusto porque, además de que las materias primas son costosas, son dulces artesanos que requieren de bastante trabajo. En Madrid son célebres los de Horno San Onofre y Casa Mira.

Panellets, una dulce tradición catalana

Los piñones dan un delicioso sabor a los panellets.

El día de la Castanyada hay que comer en Cataluña los panellets. Es un dulce hecho a base de almendra cruda, rayadura de limón, azúcar y huevo con una capa de clara de huevo y piñones. Aunque se pueden encontrar en muchos sitios todo el año, son una tradición deliciosa de esta época. A las versiones clásicas se han ido añadiendo otras con ingredientes menos ortodoxos: ya hay panellets de casi cualquier cosa. ¡Y están muy buenos!

Dónde comer panellets

En Barcelona puedes comprarlos en cualquier sitio, pero son muy famosos en Mauri y Escribà. También algunos de nuestros restaurantes los ofrecen como cortesía de despedida en estas fechas, como El Racó del Montblanc. En 18 d’Octubre elaboran un original helado de panellet con brownie de chocolate negro.

Buñuelos de viento: rellenos o solos nos encantan

Buñuelos artesanos: hacerlos en casa es fácil.

Los españoles somos expertos en las frutas de sartén, y los buñuelos de viento son un exquisito dulce de esta clase, muy popular en el Día de Todos los Santos. Sus orígenes se remontan a nuestro pasado judío, ya que los sefardíes elaboraban un dulce muy similar con motivo de Janucá. Posteriormente, los cristianos añadieron manteca de cerdo y el postre se fue ganando hueco, sobre todo en Madrid, donde gustan muchísimo.

En su elaboración hay que tener en cuenta un aspecto fundamental: la temperatura del aceite. Si la masa se echa con el aceite algo frío se hundirá; y si está demasiado caliente, no toma su aspecto hinchado, que explica su nombre. Una vez hechos y fríos, se pueden rellenar con crema, chocolate o distintos y deliciosos ingredientes.

Dónde comer buñuelos de viento

Varios de nuestros restaurantes sirven buñuelos de viento. Son fabulosos, en Madrid, los de Señorío de Alcocer. En Barcelona los acompañan de nata y chocolate en Quilez. Puedes encontrarlos en casi cualquier pastelería: si buscas rellenos originales, pásate por Nunos, en Narváez: siempre los hacen únicos.

Boniatos: un clásico de estas fechas

El boniato es como una patata pero más dulce y meloso.

Empezarás a verlos en fruterías y supermercados, muchas veces ya asados. Puedes tomarlos de postre o como guarnición: los boniatos están de temporada y son un bocado típico de Todos los Santos. En Cataluña y Barcelona suelen comerse en las castañadas; también pueden formar parte de los panellets y los huesos de santo. O de la fogassa de Todos los Santos, una especie de brioche muy conocido en toda la Comunidad Valenciano.

Dónde comer boniatos

Los boniatos son parte de muchos deliciosos platos de nuestros restaurantes. En Madrid, Marcano lo introduce en una original preparación: la corvina acevichada con su boniato y su cancha. En el muy castizo Viva Madrid protagoniza uno de sus platos estrella: la carrillera ibérica con cremoso de boniato. En Pipa & Co lo usan en un rico entrante: su crema de boniato y miel con crujiente de jamón.

En Barcelona, el puré de este tubérculo es la dulce guarnición del magret de pato con mostaza antigua y romero, delicioso, que sirven en Ca la Mariona. En Ciutat Vella, en De Tapadillo, encontramos unas virutas con boniato y panceta crujiente de lo más especiales. Es muy empleado en la cocina peruana; por eso en La Turuleca lo encontramos en un montón de sus platos, como los ceviches y tiraditos.

Comparte este artículo

Rosalía. O Piti, como todo el mundo la conoce. Licenciada en Periodismo y Máster en Comunicación Empresarial por ESIC, ha trabajado en medios como Agencia Efe, ADN, Congreso de los Diputados, 11870 o Injuve. Ama escribir, leer, ver series y comer por encima de todas las cosas. Es sevillana y también le gusta la cocina. Pero prefiere reservar en Restaurantes.com y que cocinen para ella.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies